Siri, Alexa, Google Assistant…IA al alcance de tu mano no tan modernas como pensabas

Los asistentes de voz ganan adeptos cada día y se han convertido en un elemento más de la vida cotidiana. Así lo revela el estudio Intelligent Voice Assistants elaborado por MindMel, que señala que el 55% de los usuarios utilizamos regularmente los asistentes de voz.

El principal propósito de un asistente virtual inteligente es ayudar a los usuarios de manera automatizada con la mínima interacción y de la forma más natural posible hombre-máquina a realizar ciertas tareas, resolver dudas… ¿y cuál es la manera más natural posible para el hombre? Obviamente a través del habla y la comprensión mediante la escucha, funcionalidad que distingue al ser humano desde hace dos millones de años  por este motivo, lo que distingue de un asistente virtual exitoso sobre otros es la posibilidad de dotarle de la mayor capacidad posible para escuchar y entender lo que una persona intenta comunicarle verbalmente, batalla abierta en los últimos años para posicionar los asistentes virtuales de las grandes compañías en el mercado pero esta batalla no es tan reciente como pensamos.

Hace ya más de 65 años, en 1952 nació Audrey, la primera herramienta de reconocimiento del habla desarrollado por los Laboratorios Bell. Era capaz de reconocer el habla humana, pero sólo entendía números siendo un gran avance para la tecnología y la base para los asistentes actuales.

Post relacionado  StyleSnap, la apuesta de Amazon por la IA

A Audrey le siguió Shoebox que fue un dispositivo experimental diseñado por IBM en 1961. Shoebox reconocería 16 palabras habladas en su micrófono y convertiría esos sonidos en impulsos eléctricos y fue mostrada en la Feria Mundial de 1962 en Seattle por su desarrollador, William C. Dersch.

En 1978 en la Universidad Carnegie Mellon ve la luz Harpy que ya reconocía alrededor de 1.000 palabras basadas en combinaciones simples de las mismas, pero no fue hasta los años 80 cuando el mundo de la investigación logró dar un paso de gigante al pasar de sistemas basados en el análisis de números y palabras a sistemas capaces de analizar frases completas gracias a la aplicación del  Modelo Oculto de Márkov. (HMM: del inglés Hidden Markov Models), y que son ampliamente utilizados en la actualidad. Este modelo consiguió analizar la probabilidad estadística de que una palabra determinada siguiese a otra, mejorando así la comprensión a nivel de conjunto, lo que originó, como consecuencia, el desarrollo del primer modelo predictivo de asistente de voz.

Como siempre, una cosa es investigar y lograr modelos matemáticos capaces de resolver el problema, y otra muy distinta es ponerlos en funcionamiento, hito que llegaría en los años 90 con el reconocimiento de voz por ordenador gracias a empresas como IBM, Philips o Microsoft pero los avances debido a la famosa crisis de las puntocom se vieron frenados hasta que en 2011 se presentó el primer asistente virtual digital avanzando incorporado al iPhone 4S, Siri, aplicación para iOS siendo el primer producto lanzado al público de SRI venture group creada en 2007 por Adam Cheyer y adquirida por Apple el 28 de Abril del 2010

Post relacionado  Alibaba presenta el chip desarrollado para la era de la inteligencia artificial

asistente virtual digital

Desde hace unos años Siri no está sola y viendo a la velocidad a la que evoluciona la IA y como siempre, el aumento de las capacidades de los dispositivos móviles, está claro que no hay límites en la implementación de ideas, sobre todo si seguimos la recomendación de Adam Cheyer (Creador de SIRI) «Siempre haz más de lo que crees que puedas hacer».

Publicado por: Daniel Bermúdez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Leer entrada anterior
Por esto y mucho más tu próximo banquero será un chatbot

Servicios 24h, ahorro de costes, automatización de tareas, trato y ofertas personalizadas en función de tus gestiones anteriores mediante algoritmos…...

Cerrar