general-motors-cruise-av

Inteligencia artificial en coches autónomos, el nuevo reto del MIT.

La inteligencia artificial en coches autónomos se ha convertido en el nuevo reto del MIT. Para lograrlo, esta Institución tiene un equipo trabajando en nuevas investigaciones a fin de mejorar los proyectos ya existentes que cuentan ya con muchos años en desarrollo. En https://www.iamjarvis.com/ te contamos más detalles sobre esto.

Preguntas sobre inteligencia artificial en coches autónomos

Hoy en día, la inteligencia artificial (IA) se ha convertido en tendencia en el mundo tecnológico desde sus diferentes áreas de aplicación. De hecho, para este año 2020 se esperaba tener una gran cantidad de coches autónomos circulando por las vías de las grandes ciudades. Pero esto aún no ha sido posible.

Recientemente, un artículo publicado por los investigadores de MIT revela algunos avances de estos estudios dando respuestas a ciertos interrogantes.

Los coches autónomos pueden llegar a predecir las intenciones humanas, ¿cómo es eso posible?

Un equipo del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) desarrolla un sistema de IA. Esta aplicación se fundamenta en configurar los coches autónomos de acuerdo al pensamiento humano.

Para lograr este objetivo, en el equipo de trabajo se encuentran un gran número de especialistas, entre ellos psicólogos y filósofos. Todo ello con la intención de integrar al sistema de IA de conducción autónoma herramientas de psicología social.

Según el informe publicado por el equipo de investigación se quiere lograr un cambio en el nuevo sistema de conducción autónoma.

En busca de esto hay un nuevo enfoque en la programación. Los algoritmos de la inteligencia artificial buscan que los coches autónomos adapten su comportamiento a la personalidad de cada conductor. En los modelos existentes estos actúan como si todas las personas pensaran igual. Cosa que no es cierta en la realidad.

Para lograrlo, el sistema incluye un algoritmo que utiliza la Orientación de Valor Social (SVO). Bajo este concepto se categorizan a los conductores humanos de acuerdo a sus actuaciones frente al volante en tres niveles: egoísta, cooperativo (prosocial) o altruista.

Siguiendo este fundamento los coches autónomos tomarán su decisión en base a las preferencias de la persona que conduce. Es decir, asignarán una calificación de SVO al conductor humano. De esta forma, el sistema podrá generar evaluaciones de riesgos basadas en esa orientación para adaptar su propio comportamiento de acuerdo a cada escenario.

Así, los coches autónomos podrían predecir las intenciones humanas que es el reto del MIT para lograr una mejor seguridad vial. Y, en estas condiciones poder garantizar el bienestar ciudadano.

¿El coche tiene moral? ¿Cómo sería?

Los coches autónomos nos plantean un gran problema moral. Esto se expresa en la decisión de qué hacer al momento de un imprevisto. Y, es que el ser humano posee cualidades muy particulares como la intuición que influyen directamente en las decisiones morales que debe tomar.

Siendo esta condición un parámetro bastante difícil de programar, aún con las virtudes que ofrece la Inteligencia Artificial. Sin embargo, el equipo de investigación no se da por vencido y sigue aplicando métodos para recaudar información que sirva de base para vencer estos obstáculos.

De hecho, toda esta situación ubica a los investigadores en el famoso Dilema del Tranvía: ¿Cómo actuaría un vehículo autónomo ante una situación de peligro no prevista? ¿Sacrificaría a los ocupantes del mismo, a los ocupantes de otro vehículo o a los peatones que circulan por la acera?

Post relacionado  'Alguna vez habrá una inteligencia artificial que igualará a la humana'

En busca de estas respuestas se han creados algunas alternativas para obtener la mayor cantidad de información posible. Una de ellas es la llamada máquina de la moral (Juego online), aplicada a millones de personas en diferentes países del mundo.

Lo que se requiere definir es un dilema ético planteado en la decisión que debe tomar el coche autónomo. La IA debe “decidir entre la vida de los pasajeros a bordo o la vida de las personas que lo rodean”. A esta situación la han denominado «Trolley Problem».

La moral de los conductores y el coche

En función a este estudio, el registro obtenido del juego online “Moral Machine” señala que la mayoría de las personas prefieren salvar a seres humanos que a los animales. Igualmente, a los jóvenes ante que los mayores, a los de buen comportamiento antes que los infractores de la ley, o a un grupo antes que a un individuo.

“Los científicos del MIT se dieron cuenta tras analizar las sugerencias de casi 40 millones de personas, de que en algunos países prefieren atropellar antes a un pobre que a un rico. Y en otros sucede lo contrario”, explica Fernando Aguiar, investigador del CSIC especializado en ética experimental e identidad social.

Pero, en último término, la moral de un coche autónomo dependerá de la decisión que tome la persona de carne y hueso que lo programe. Esto, porque la acción del vehículo estará condicionada por lo aprendido durante su proceso de entrenamiento.

Las investigaciones indican que los avances en la inteligencia artificial de los coches están enfocados en dos aspectos. Primero, es que tengan capacidad de mejorar mediante el aprendizaje automático (machine learning). En segundo lugar, que esté basado en aprendizaje profundo (deep learning).

De hecho, ya Hyundai desarrolló la primera función ADAS del mundo basada en IA con aprendizaje automático. Consiste en un control de velocidad de crucero que reconoce, analiza y aprende de los patrones de conducción del conductor. Así, el vehículo reacciona tal cual como lo haría la persona. Esto proporciona confianza a los pasajeros.

Coches inteligentes y la privacidad de datos personales, ¿existen garantías?

En el mundo de la tecnología siempre hay un cierto grado de vulnerabilidad de los datos. Por ello, se crearon las leyes que se encargan de dar un marco legal a las situaciones que se pueden presentar en esta materia.

Todos los países deben tener leyes y normativas que protejan la integridad de los datos de los propietarios de los coches inteligentes.

Por ejemplo, en Europa todos los datos que se generan con el uso de un coche autónomo estarán protegidos por las leyes. El Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD), y Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y Garantía de los derechos digitales (LOPDGDD) rigen los datos de carácter personal.

De esta manera, se garantiza entre otras cosas que los fabricantes o entidades involucradas en el tratamiento de datos actúen de forma transparente. Esto quiere decir que, deben cumplir con los artículos 13 y 14 del RGPD y 11 de la LOPDGDD.

Post relacionado  ¿Cómo es ver una IA de IBM debatir con éxito a los humanos?

Además, los usuarios de estos servicios deben estar pendientes de los términos y Políticas de Privacidad de las empresas responsables de las Apps. Siendo estas aplicaciones las  encargadas de conectar los vehículos con el mundo.

¿Es posible que los coches autónomos sean una amenaza al humano?

“Estamos caminando hacia la coexistencia, lo que no debemos es entregar el mundo a las máquinas”, indica Borja Adsuara, Experto en Derecho, Estrategia y Comunicación Digital

Quien también agrega: “Cuando la conducción autónoma sea una realidad –recuerda- deberían también estar desarrolladas otras cosas, como una legislación adecuada o una señalización acorde a ella”.

Esto permite dilucidar que, todo depende de lo que el humano pueda programar y enseñar a la máquina.

También hace alusión a que muchos son los aspectos que se deben adecuar en las ciudades. De manera que, se pongan en circulación estos coches sin poner en peligro a los ciudadanos.

La IA no es algo reciente fue utilizada por primera vez por John McCarthy hace más de 60 años. El termino fue acuñado durante la conferencia de Darmouth de 1956 y desde entonces se ha venido trabajando con innumerables avances.

Hoy en día, ya son numerosos los artefactos, dispositivos u otros elementos de la vida cotidiana que utilizan esta tecnología. Los coches inteligentes ya son una realidad.

En las autopistas españolas se esperaba probar esta tecnología en el 2019. Para lograrlo, se requería del acondicionamiento de las carreteras con ubicación de sensores y cámaras, mejores marcas viales en el asfalto, entre otros. Se trata de carreteras inteligentes que se apoyen en la tecnología 5G para conectarse entre ellos.

Sin duda, estos vehículos aportan ventajas como seguridad, disminución de accidentes, comodidad de los pasajeros y conservación del medio ambiente.

Desventajas

Aunque, también puede representar una amenaza por el riesgo que suponen sus desventajas:

Almacenamiento masivo de información. Los fabricantes tendrán accesos a una gran cantidad de datos personales de los propietarios. Esto puede representar una vulnerabilidad para ellos.

Coches como instrumentos de ataque. El acontecimiento del accidente del vehículo Uber desvela el peligro que estos coches pueden representar a la vida humana. Más aún, cuando pueden ser motivo de un ciberataque por personas mal intencionadas que podrían reprogramar los coches y causar accidentes.

Cómo evitar ataques de los vehículos del futuro según INCIBE

Actualmente, la Inteligencia Artificial del futuro está siendo sometida a pruebas con el objetivo de detectar fallar por parte del equipo de investigadores del MIT. Todo esto, con la intención de mejorar la seguridad y no evitar la entrada programas maliciosos.

Incluso, existe un proyecto europeo llamado “Trustonomy Building Acceptance and Trust in Autonomous Mobility” (construir aceptación y confianza en la movilidad autónoma). Desde él se pretende mejorar los coches autónomos durante los próximos tres años, y ya cuenta con el apoyo de investigadores de nueve países.

También, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ha mostrado su preocupación respecto a este tema. En un artículo publicado sobre los coches inteligentes expone su análisis de los protocolos y tecnologías de comunicación utilizadas por ellos.

De esta manera, muestra los vectores de ataque en los coches inteligentes y cómo evitarlos:

Post relacionado  España estancada en la adopción de la Inteligencia Artificial

Rogue AP para la comunicación WiFi. Consiste en el robo de información de los ocupantes para luego realizar actividades malintencionadas o ataques de ingeniería social. Para evitarlo se debe verificar antes de conectar WiFi que la red es la original y no una trampa.

Manipular la información de la ECU (Engine Control Unit). El atacante podría alterar el normal funcionamiento del vehículo, modificando cualquier detalle en la ECU. Esto se puede evitar controlando el acceso de las personas al coche.

Ataques por Bluetooth

Al realizar cualquier persona un emparejamiento con el coche puede robar datos. Para ello, es importante mantener apagado el Bluetooth cuando no sea necesario utilizarlo y mantener actualizada la versión en uso.

Uso de aplicaciones malintencionadas

Conjunto de programas que no provengan de fuentes confiables. Se recomienda descargar solo aplicaciones de desarrolladores conocidos o de repositorios de confianza, como Google Play Store o la App Store, o directamente en la página oficial del fabricante.

Ataques RF

Cada modelo de vehículo tiene una Inteligencia Artificial algoritmo para generar las claves. Estas se podrían robar y utilizar posteriormente para abrir, cerrar o arrancar el coche. Como medida de seguridad se deben generar de forma automáticas las claves con cifrado cada vez que se utilice la llave.

¿Son los coches autónomos el futuro?

La cantidad de prototipos, e incluso los mismos vehículos de esta generación muestran ya hacía dónde va la tendencia de los coches del futuro. Todo indica que la Inteligencia Artificial futura se pone de manifiesto en los coches eléctricos y autónomos.

Tanto es así, que las esferas analógicas del cuadro de instrumentación están siendo reemplazadas por cuadros digitales. Actualmente, el “cuenta revoluciones” se sustituye por un indicador del nivel de carga de batería.

Igualmente sucede con las llaves del coche ya se utilizan sistemas como “keyless” que son teclas inteligentes. Incluso, para encender el motor no se requiere de la llave en el conmutador y en su lugar se utilizan botones de arranque.

Algunos modelos de alta gama como el Audi A8, revelan sus avances ofreciendo de forma opcional la apertura y arranque mediante huella dactilar.

Igualmente, se sumó a esta tecnología la marca Hyundai que en su modelo Santa Fe utiliza Inteligencia Artificial algoritmo innovadora. Este incluye un sistema de desbloqueo de las puertas y encendido del vehículo con sensor detector de huella.

Definitivamente, la inteligencia artificial futura ya está en uso en lo coches híbridos. También, los fabricantes como Mini utilizan aplicaciones mediante el smartphone.

Desde marzo de 2018, la marca británica del grupo BMW ofrece la posibilidad de abrir y cerrar sus vehículos desde teléfonos inteligentes a través del paquete Mini Connected. Con esta tecnología, es posible tener el control del coche mediante el móvil, sin necesidad de llevar llaves en el bolsillo.

Para concluir, General General Motors creó un vehículo sin pedales, sin volante y sin ningún control manual. Además, el Cruise AV será el primer coche con características de autónomo en rodar por las carreteras de todo el mundo. Esto deja en evidencia que los coches autónomos son el futuro.

cruise-AV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Leer entrada anterior
ai-sumit-londres
Virtual AI Summit Londres 2 – 3 de Septiembre

Virtual AI Summit está aquí para guiarlo en su viaje de transformación empresarial. Ya sea que esté iniciando, implementando u...

Cerrar