Alexa cuando la IA nos aísla

2019 terminará con 85 millones de altavoces inteligentes en uso en China, 75 millones en Estados Unidos, donde uno de cada cuatro usuarios de internet tendrá uno.

Enterprise Virtual Digiter Assistant

Alexa está aparentemente en todas partes. ‘Ella‘ es la inteligencia artificial (IA) que vive con nosotros. Alexa, más que un simple asistente de voz en nuestro salón, se está convirtiendo rápidamente en una presencia en todos nuestros hogares, oficinas y vehículos. ¿Cuándo existe una  presencia  que siempre está ahí, siempre encendida, siempre lista para ayudar, siempre preparada para jugar o para contar un chiste (en su mayoría graciosos) ¿La inteligencia artificial y la inteligencia del hogar conectado están aumentando su influencia en nuestra vida diaria, al igual que nuestra conexión humana parece estar cayendo?

El aislamiento social es una crisis que se extiende por las generaciones.

El MIT AgeLab , en asociación con Tivity Health , Health eVillages y Jefferson College of Population Health, convocaron una cumbre sobre el envejecimiento rural y el aislamiento social. En una encuesta realizada en dicha cumbre, se reveló que el 29% de los adultos no ven amigos o familiares la mayoría de los días. Igualmente sorprendente fue una encuesta de Cigna Health realizada a principios de año que informa que incluso los adultos jóvenes, de 18 a 22 años de edad, tienen sentimientos tan fuertes de soledad que pueden ser la generación más solitaria.

Post relacionado  Cómo funciona la inteligencia artificial

Un estudio publicado a principios de este año en el Journal of Social and Personal Relationships  sugiere que pasar 50 horas con una persona para considerar a esa persona como un amigo casual. El estudio informa además que se necesitan 200 horas para hacer un amigo cercano. Pocos de nosotros pensamos en el ‘tiempo de cara a cara‘ que se necesita para hacer un amigo. Es cierto que pasamos muchas, muchas horas con compañeros de trabajo que no necesariamente se convierten en nuestros amigos. Para pasar de un compañero de trabajo a una amistad adulta duradera, los investigadores argumentan que deben pasar tiempo juntos más allá del lugar de trabajo e invitar a sus compañeros de trabajo a realizar actividades fuera del entorno laboral. Este nivel de interacción, argumentan los autores del estudio, puede transformar a un compañero de trabajo en un amigo con el que puede contar.

Las personas tendemos a antropomorfizar las “cosas” con las que pasamos tiempo y que utilizamos habitualmente. Nombramos nuestras cuentas bancarias, algunas tienen relaciones íntimamente extrañas con sus autos y ya no digamos si tienes una Harley Davidson. Incluso disciplinamos los dispositivos cuando no se comportan como se desea. Solo hemos de pensar en lo que murmuramos a la fotocopiadora de la oficina la última vez que se atascó. No, las “cosas” no muestran fácilmente emociones como otro ser humano o incluso como una mascota, pero los seres humanos pueden apegarse a las cosas. Como describe el libro  The Longevity Economy, el campo de la robótica social está produciendo robots similares a los animales y humanos como dispositivos terapéuticos para todo, desde controlar el trastorno de estrés post traumático hasta una forma de compañía para adultos que no beneficia en absoluto a estos.

Post relacionado  El papel de la Inteligencia Artificial en la mejora de procesos de negocio

Sherry Turkle, autora del libro En defensa de la conversación, sugiere tener presentes las implicaciones de andar con un teléfono. “No es un accesorio. Es un dispositivo psicológicamente poderoso que cambia no solo lo que haces, sino quién eres”.

El ser humano es un ser social y necesita los vínculos” –dice Miguel Urra, decano de la Facultad de Sociología de la Universidad Santo Tomás–. No obstante, busca espacios de soledad y necesita obtenerlos.

Las redes sociales y la mayoría de aplicaciones están creadas en términos de negocio. Potencian al individuo, no los lazos” –explica Santiago Wiesner, comunicador y filósofo colombiano.

Como cierre de este post me gustaría que todos reflexionásemos sobre la frase de la investigadora Nancy Colier autora del libro The power of off  “Sin espacios abiertos ni tiempo libre, el sistema nervioso jamás se apaga, está en un estado constante de alerta y respuesta.  Todo el tiempo estamos conectados y cansados. Incluso las computadoras se reinician, pero nosotros no lo estamos haciendo”.

Publicado por: Marco López

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Leer entrada anterior
Prediciendo las emergencias del 112 con Inteligencia Artificial

No te pierdas el evento donde te mostrarán como LUCA lleva a cabo un estudio para obtener modelos predictivos para...

Cerrar